Cuando hablamos de inversión, tenemos que saber que existen diferentes tipos de inversión financiera. Y aunque las inversiones están destinadas a obtener ganancias para el inversor, no son una forma garantizada de recibirlas. Los distintos tipos de inversión permiten diferentes formas de ganancias, pero en todos los casos existe el riesgo de que, en lugar de ganancias, el inversor obtenga pérdidas. Cabe remarcar que las inversiones tienen dos cualidades clave que están directamente relacionadas: rentabilidad y riesgo.

En una inversión, cuanto mayor sea el riesgo asociado a la misma, mayor puede ser su rentabilidad. Esto es algo que no debemos olvidar en las finanzas, mientras mayor sea la promesa del ingreso, mayor es la posibilidad de riesgo. Y viceversa, inversiones relativamente confiables donde el riesgo es bajo o muy calculado nunca permiten contar con ganancias elevadas. Sin embargo, existe una gran variedad de tipos de inversiones financieras que se adaptan fácilmente a los gustos, exigencias y necesidades de los diferentes inversores.

Inversiones financieras vs Inversiones físicas

 Las inversiones financieras son inversiones que se hacen en valores como acciones, bonos, letras de cambio, depósitos bancarios y otros instrumentos financieros que le permiten al inversor obtener ganancias o ingresos. Por otro lado, las denominadas inversiones físicas, también llamadas inversiones económicas o reales, se refieren a inversiones en activos fijos y/o producción. Pueden incluir también la compra de patentes, derechos de autor, etc. (activos intangibles) con un uso posterior en la producción de materiales o la prestación de servicios.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.


Entre las diferencias de las inversiones financieras y físicas podemos mencionar:

  • Los activos de las inversiones financieras son divisibles, mientras que la mayoría de los activos de las inversiones físicas no lo son. Un activo es divisible si el inversor puede negociar una pequeña parte de él.
  • Los activos financieros tienen más liquidez en comparación con los activos reales. La comerciabilidad (o liquidez) es la viabilidad de convertir el activo en efectivo rápidamente y sin afectar significativamente su precio. La mayoría de los activos financieros son fáciles de comprar o vender en los mercados financieros.
  • El período de tenencia planificado de los activos financieros puede ser mucho más corto que el período de tenencia de la mayoría de los activos físicos. Los inversores que adquieren un activo físico generalmente planean mantenerlo durante un período prolongado, los activos financieros pueden mantenerse, durante algunos meses o incluso un año. El período de tenencia para invertir en activos financieros varía mucho y depende de los objetivos y la estrategia de inversión del inversor.

Inversión activa vs Inversión pasiva

La inversión activa es uno de los tipos de inversión financiera en la que el inversor busca y selecciona activos con la intención de obtener una rentabilidad superior a la media ofrecida por el mercado. Por otro lado, la inversión pasiva consiste en tratar de ceñirse a una misma corriente de inversión, donde no se busca superar los límites de rentabilidad media ofrecidos por el mercado. En este caso el inversor decide no correr riesgos y se va por lo seguro.

Algunas de las diferencias que existe entre estos dos tipos de inversión son:

  • El objetivo de la inversión activa es superar el índice del mercado, mientras que el objetivo de la inversión pasiva es obtener beneficios del mercado.
  • La inversión activa es un enfoque práctico con decisiones frecuentes de compra-venta que toman la mayor parte del flujo de información y las fluctuaciones de precios, mientras que la inversión pasiva se trata de investigar, comprar y mantener las inversiones.
  • Una inversión activa tiene mayores costos de transacción y relacionados con la investigación en comparación con la inversión pasiva
  • La inversión activa también puede conducir a una mayor tributación sobre las ganancias de capital en comparación con la inversión pasiva.
  • La inversión activa conlleva un mayor riesgo y el potencial de generar mayores rendimientos en comparación con la inversión pasiva.
  • Aunque los dos tipos de inversiones tienen beneficios, son las inversiones pasivas las que han proporcionado más flujos de inversión.

Tipo de inversiones financieras

Las inversiones financieras también pueden ser denominadas inversiones de cartera. Esto se debe a que se puede invertir en varios y diferentes activos financieros de inversión al mismo tiempo. A este conjunto de inversiones se llama cartera o cesta de inversiones. De esta manera el inversor busca diversificar sus inversiones con el fin de reducir en gran medida el riesgo que supone colocar todo su capital en un solo instrumento o producto, que al fallar podría suponerle grandes pérdidas.

Así pues, si una de las inversiones falla y arroja perdidas el inversor podrá cubrir la pérdida con las ganancias obtenidas en sus otras inversiones. La inversión financiera no es algo que se pueda tomar a la ligera, requiere de una evaluación preliminar y un análisis exhaustivo. Con todo, muchas personas hacen que su cartera sea agresiva al incluir inversiones arriesgadas, pero previsiblemente altamente rentables. Mientras otros, prefieren elegir tácticas conservadoras e incluyen inversiones seguras, aunque de bajo rendimiento en su cartera.

Los tipos de inversiones financieras son bastante diversos, e incluso si el inversor ya ha negociado con bonos, no puede invertir en acciones al azar.  Analizar la efectividad de las inversiones financieras es la principal forma de comprender si una contribución vale la pena. Veamos a continuación algunas de los principales tipos de inversión financiera:

  • Inversiones de renta fija
  • Inversiones de renta variable
  • Inversión en bolsa de valores
  • Inversión en divisas
  • Inversión en materias primas
  • Inversión en bienes inmobiliarios

Inversiones de renta fija

Este es un tipo de inversión en el que el emisor de los instrumentos financieros en los que se invierte, se obliga a pagar una renta fija y periódica previamente establecida al inversor tenedor de dichos instrumentos. Dicho de otra manera, es una inversión de riesgo calculado y baja rentabilidad. Aquí el inversor negocia la rentabilidad y el plazo de retorno de la inversión antes de invertir. Este tipo de inversión es recomendable principalmente para inversores inexpertos que carecen de la suficiente experiencia.

Inversiones de renta variable

Las inversiones de renta variable son todo lo contrario de las inversiones de renta fija. En este tipo de inversión no es posible conocer con antelación la rentabilidad de la inversión, ni tampoco garantizar el retorno de esta. Es considerada como un tipo de inversión de riesgo para los inversores. Ya que, al no garantizar la renta ni el capital de la inversión, su rendimiento puede variar sin límite: subir y obtener elevados rendimientos o bajar incluso hasta llegar a cero.

Inversión en bolsa de valores

La inversión en la bolsa de valores es el proceso de compra y venta de acciones o instrumentos financieros, dentro de un mercado de valores, de las empresas que utilizan este método cuando necesitan dinero extra para financiarse o financiar alguno de sus proyectos. Es un tipo de inversión recomendado para principiantes por ser de fácil acceso donde cualquiera con un pequeño capital puede participar y pasar a formar parte del cuerpo de accionistas de estas empresas.

Inversión en divisas

La inversión en divisas constituye uno de los tipos de inversión financiera más comunes y populares del mundo debido a su gran liquidez y la rapidez de sus operaciones. Es un tipo de inversión que se realiza mayoritariamente a corto plazo. Y consiste en la adquisición de monedas internacionales como el euro, el dólar, la libra esterlina o el yen principalmente (no excluye cualquier otro tipo de moneda de valor comercial), con la intención de venderlas posteriormente a un mayor precio que el de compra.

Inversión en materias primas

La inversión en materias primas, es también conocida como el mercado de los commodities (bienes tangibles que pueden ser comercializados o intercambiados por otros bienes de similar valor). Y consiste en eso precisamente, la compra y venta de materiales obtenidos de la naturaleza y convertidos en activos a los que se les asigna un valor comercial y que son usados posteriormente como materia prima en la fabricación de nuevos productos o bienes caracterizados por ser tangibles y cuantificables.

Inversión en bienes inmobiliarios

Si las inversiones en divisas son consideradas una buena opción, las inversiones en bienes inmobiliarios son mucho mejor aún. El mercado de los bienes inmuebles es considerado en definitiva una de las mejores opciones de inversión desde tiempos inmemorables. Gracias que los bienes inmuebles no pierden su valor, sino todo lo contrario, se revalorizan con el tiempo. Además, permite a sus propietarios o inversores obtener ganancias adicionales con su posesión. Las inversiones inmobiliarias pueden constituirse en un tipo de renta fija.

¿Varía el tipo de inversión financiera según la edad?

Aunque no es una regla establecida si es común que los tipos de inversión financiera cambien de acuerdo a la edad de los inversores.  Y es que la visión de la economía va cambiando con la edad y la adquisición de nuevas responsabilidades. Por ejemplo, es más fácil invertir en ciertos tipos de activos financieros cuando somos más jóvenes y atrevidos que cuando envejecemos, pues nos vamos volviendo más conservadores, aunque vamos adquiriendo mayor experiencia.

Generalmente se considera que la mejor edad para incursionar en el mundo de las finanzas y empezar a invertir es a partir de los 25 años. En esta etapa de nuestra vida nuestras aspiraciones nos hacen pensar en inversiones que nos proporcionen mayor rentabilidad y capital. No se toman los riesgos como limitante de las inversiones el atractivo de la recompensa es mayor que el temor de la posible pérdida. Esto va a cambiar al adquirir una responsabilidad familiar.

Al madurar nos vamos haciendo más conservadores y nuestras prioridades van cambiando. Ya no es viable correr riesgos con nuestro capital y el patrimonio familiar. La promesa de un gran ingreso ya no es tan atractiva cuando sopesamos el riesgo. Se empieza a pensar en inversiones más del tipo de rentabilidad fija donde el riesgo sea mínimo. En definitiva, es indudable que el tipo de inversión financiera varía de acuerdo a la edad y más aún de la experiencia que se adquiere con el tiempo.

Reach out

Find us at the office

Exel- Frazzitta street no. 61, 44925 Kingston, Norfolk Island

Give us a ring

Jovanny Boeding
+23 274 947 142
Mon - Fri, 10:00-21:00

Tell us about you